Skip links

Molienda de legumbres para industria alimentaria

La molienda de legumbres para la industria ha entrado en un ciclo de expansión y crecimiento sin precedentes.
Las que fueran nuevas tendencias alimentarias: veganismo, dietas sin gluten, vegetarianismo o, sencillamente, curiosidad gastronómica, se han convertido ya en hábitos alimentarios consolidados.

Y la industria ha escuchado a los consumidores y consumidoras y se ha puesto manos a la obra para ofrecer al mercado productos fabricados con materias primas de moliendas de primera calidad en origen, moliendas de legumbres que permiten aplicaciones tan diversas como innovadoras.

Molienda de legumbres para industria alimentaria. Harina sin gluten

Molendum Ingredients, filial del Grupo Dacsa, es uno de los ejemplos más estables y con mejor proyección para reflejar la realidad de la industria alimentaria en relación con la molienda de legumbres.

Las clásicas moliendas de legumbres para la industria alimentaria, como la de garbanzos o alubias, sumadas a las de cereales, como el arroz o el maíz y a las de granos ancestrales, se han convertido en las últimas décadas, en ingredientes indispensables y de alta calidad nutricional para generar productos alimentarios que pueden seguir desempeñando su tradicional uso para, por ejemplo, salsas o espesantes.

Ahora, en pleno siglo XXI, vivimos una especie de renacimiento de desarrollo e interés por la nutrición, en el que la molienda de legumbres para la industria alimentaria ha abierto nuevos horizontes para aplicaciones de productos sustitutos de cárnicos o de los huevos para elaborar, por ejemplo, mahonesa sin huevo.

¿Explicaciones para esta situación? Variadas, para todos los gustos.
Desde la búsqueda de soluciones alimentarias para que personas con alergias o intolerancias, a la proteína del huevo o al gluten, por citar dos de las más comunes, tengan acceso a una dieta más variada, hasta las de investigar nuevas formas de alimentarnos más respetuosas con los animales y con el planeta. Pasando, por supuesto, por la investigación en la búsqueda de nuevas opciones alimentarias para hacer la dieta más variada, saludable y, por qué no, deliciosa.

No es descabellado en absoluto afirmar que la molienda de legumbres para la industria alimentaria se ha convertido en protagonista absoluta de las nuevas formas de alimentarnos por su calidad nutricional y gran versatilidad.
Los ejemplos son tan diversos como la constancia de los departamentos de I+D en sus investigaciones. Veamos los más destacados:

-Las variadas harinas nativas, sin tratamientos químicos, destinadas a la industria alimentaria, como las que ofrece Molendum, de lenteja, garbanzo, guisante o alubia, todas ellas procedentes de la molturación del grano seco, maduro, industrialmente limpio y sin gluten, son ideales para panificación y repostería; elaboración de postres vegetales y snacks; cereales de desayuno o productos dietéticos y destinados a nutrición deportiva.

Molienda de legumbres para industria alimentaria. Garbanzos

-Las harinas termotratadas: estabilizadas, precocidas o pregelatinizadas, ofrecen diferentes funcionalidades dependiendo de su aplicación final en repostería y panificación; salsas y cremas; barritas; coberturas y empanados; cárnicos; untables vegetales o alimentación animal, etcétera.

-La elaboración de productos sustitutivos de la carne sin proteína animal a partir de proteína de guisante, en polvo o texturizada. En este ámbito, Molendum ofrece a la industria su Pésol Pea, una de las soluciones alimentarias plant based más versátiles del sector que se presenta como la alternativa vegetal, en húmedo y en seco, para satisfacer la demanda de alimentos que sustituyan a los productos cárnicos tradicionales.

Soluciones alimentarias que la molienda de legumbres ha alumbrado para una industria en constante expansión que ofrece opciones reales de nutrición, tan saludable como equitativa, tanto para el planeta y sus habitantes.